Las comunidades de residentes sólo tienen tres meses para adecuar los dispositivos ante el nuevo apagón de la televisión digital terrestre

 

Las comunidades de vecinos tendrán que darse prisa en renovar las antenas de sus edificios si no quieren que sus televisores dejen de sintonizar buena parte de los canales actuales, puesto que el Gobierno central ha programado para dentro de tres meses un nuevo ‘apagón’ de la televisión digital terrestre (TDT).

Concretamente, y por mandato de la Unión Europea, el Ejecutivo tiene que liberar antes del 1 de enero la banda de 800 megahercios (MHz) utilizada hasta ahora por una parte importante de los canales TDT, ya que a partir de 2015 será la tecnología 4G de las compañías de telefonía móvil la que haga uso de ella.

Por tanto, para poder seguir disfrutando de la televisión gratuita, las comunidades de propietarios deberán contactar con las empresas autorizadas, acometer las tareas de actualización de las antenas, abonar todos los gastos derivados y esperar a que el Gobierno central, a través del Ministerio de Industria, abra la vía de subvenciones aprobada por el Consejo de Ministros que, con 290 millones de euros, pretende financiar la mayor parte del coste de la renovación. En función de los dispositivos el coste puede rondar entre los 250 y los 600 euros, aproximadamente.

Sin embargo, y por ahora, los vecinos únicamente pueden solicitar a las empresas el presupuesto del coste de la actualización de sus dispositivos, puesto que todavía está pendiente que el Gobierno ponga en marcha en la Comunitat el denominado sistema Simulcast, que permite las emisiones simultáneas y evita que los inmuebles que actualicen sus antenas antes de final de año se queden sin canales hasta el próximo 1 de enero.

A partir del momento en el que se ponga en marcha este sistema simultáneo (previsto para dentro de una semana, aproximadamente), los técnicos de las empresas autorizadas podrán acometer los cambios en los dispositivos sin miedo a perder canales. Sin embargo, como admite el presidente de la Asociación Valenciana de Instaladores de Telecomunicaciones (Avitel), Fernando Huerva, «se va a registrar una avalancha y la demanda va a superar a la oferta». Sobre ello, este portavoz lamentó que el Ejecutivo haya esperado hasta el último momento para impulsar la actuación. «Teníamos tres años y se han esperado a los últimos tres meses», añadió.

Además de la premura en los plazos, los vecinos deberán cumplir a rajatabla los requisitos marcados por el Gobierno para poder optar a las subvención estatal del proyecto. Así, tendrán que contactar únicamente con empresas homologadas, contar con un boletín de instalación donde se detallen cada una de las actualizaciones desarrolladas en los dispositivos y hasta demostrar, mediante procedimiento bancario, que han abonado el pago a la compañía instaladora.

www.lasprovincias.es