La normativa bancaria europea puesta en marcha en febrero está teniendo numerosos problemas de implantación.

Si a usted le ha llegado un recibo devuelto en las últimas semanas a pesar de tener saldo suficiente en su cuenta corriente para saldarlo, no se asuste, no es el único. Miles de recibos en toda España han sido devueltos desde que en febrero de este año se instaurara la llamada normativa Sepa (Single Euro Payments Área por sus siglas en inglés). Hay empleados de banca que hablan incluso de recibos que se devuelven solos o que a pesar de ser emitidos nunca llegan a entrar al sistema.

Nadie sabe muy bien si se trata de un problema imputable a los clientes, a las entidades o a que la migración de la normativa anterior a la nueva no ha ido tan bien como debería.

Lo que sí admiten tanto trabajadores de las entidades bancarias como otros profesionales que trabajan habitualmente con recibos, como los administradores de fincas, es que la normativa Sepa es mucho más complicada que la anterior.

Los administradores de fincas están sufriendo especialmente esta problemática porque muchos de los recibos devueltos corresponden con las cuotas de las comunidades de propietarios que gestionan. “Estamos soportando un trabajo añadido al que ya teníamos”, explica David Revilla, vocal de la Junta de Gobierno del Colegio de Administradores de Fincas de Aragón, que apunta que estos problemas se están generando con cuentas bancarias que en su día se abrieron en entidades que hoy ya no existen.

Es un error imputable al titular de la cuenta y por eso los bancos están cobrando los recargos y otros gastos derivados a los clientes”, afirma Revilla. Las comisiones bancarias de la devolución se cargan a la cuenta de la comunidad de propietarios y es el administrador quien se lo computa al propietario, apunta otro administrador.

Sin embargo, la Unión de Consumidores y Usuarios de Aragón (UCA-Aragón) opina sobre este particular que en esta situación son “corresponsables” entidades bancarias, administradores y particulares por lo que no solo estos últimos tienen que hacer frente a los pagos.

Estas dificultades de implantación de la normativa Sepa ha generado problemas en toda España. Por ejemplo, el Ayuntamiento de Logroño giró dos veces a principios de este mes el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) a unos 200 ciudadanos y tuvo que ordenar su inmediato reembolso.

Adicae (Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros), en un artículo publicado en su revista digital ‘La economía de los consumidores’, afirma que las devoluciones de recibos se deben a que las entidades financieras “no han hecho sus deberes” e indican que estas “han dejado que el tiempo pase sin adaptar su operativa, restándole importancia a un cambio fundamental como es este”.

Fuente: www.heraldo.es