La eficiencia energética, instrumentada a través de soluciones de gestión energética, es la fuente de energía más sostenible y de menor impacto medioambiental, ya que disminuye de una forma notable el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero.

Tal como proclama “The Economist”, el resultado colateral de la eficiencia energética es la riqueza, a la que denomina la “única energía barata que queda”.

De cumplir lo establecido en el Plan de Acción de Eficiencia Energética 2008-2020, las mejoras a realizar en el sector de la edificación generarían más de 50.000 puestos de trabajo directos e indirectos, mayoritariamente provenientes del sector de la construcción, a los que habría que sumar el empleo inducido por el mayor consumo de los trabajadores que saldrían de la situación de paro.

Además, al reducirse la factura energética, los usuarios liberan recursos económicos que aumentan los ingresos personales, pudiendo dedicar los mismos al consumo y produciendo con ello crecimiento y empleo.

En España tenemos una notable dependencia energética del exterior, cercana al 80% de nuestras necesidades. Es decir, importamos de otros países, casi el 80% de la energía que consumimos, lo que conlleva un coste de unos 50.000 millones de euros al año.

Esta enorme suma de dinero, que pagamos a otros países, supera el total de los ingresos por turistas que visitan España anualmente, supone casi el doble de lo que gasta el Estado en protección al desempleado y más de la mitad del gasto anual en pensiones.

Actuaciones Energéticas

La Empresa de Gestión Energética iene como principio fundamental de trabajo las siguientes actuaciones:

• Auditorías energéticas.

– Proyectos de Medidas de Ahorro y Eficiencia energética (MAEs).

– Renovables (solar fotovoltaica, solar térmica, microcogeneración).

– Tratamiento en la reducción de la demanda energética.

– Actuaciones en los sistemas de distribución de la energía.

– Sistemas de alumbrado y electricidad.

– Sistemas de generación de energía térmica.

• Ejecución de Medidas de Ahorro y Eficiencia Energética (MAEs).

• Gestión energética (Mantenimiento y seguimiento energético).

Es decir, se realizan todas las actuaciones necesarias en la cadena de valor para asegurar la consecución de los objetivos perseguidos. Con todo ello, se logran soluciones de ahorro y eficiencia energética para los usuarios, adaptándolas a sus necesidades de confort y sin coste alguno para los mismos.

Esto se consigue mediante la financiación adecuada de las actuaciones a realizar, amortizando las mismas con los ahorros de energía que se obtienen.

Los ahorros obtenidos suelen superar el 40%, garantizando el coste cero para el cliente y asumiendo la Empresa de Servicios Energéticos (ESE) los riesgos derivados de la obtención de las mejoras de ahorro y eficiencia energética propuestas.

La gestión energética de las instalaciones consumidoras de energía a través de la optimización tecnológica de las mismas y el seguimiento energético (contabilidad energética) es el medio que España tiene para lograr sus objetivos medioambientales y económicos, pues conlleva una importante reducción de la factura energética.

 

Fuente: Revista del Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid • Nº 133 • Diciembre 2011