La iluminación led está de moda. Su uso, cada vez más generalizado en comunidades de propietarios, ofrece un potencial de ahorro energético y económico evidente. Así al menos se desprende de la actuación realizada en la comunidad ‘Montefresno’, situadoa en el PAU de Montecarmelo, en Madrid.

A comienzos de 2012, la junta de gobierno de esta mancomunidad, formada por varios portales y un garaje comunitario, decidió solicitar diferentes propuestas para reducir el coste general de la comunidad. Solo la partida energética suponía cerca del 20% del total, por lo que decidieron actuar sobre este concepto.

Para conseguir una reducción de los costes económicos derivados del consumo energético de las instalaciones, manteniendo o mejorando la calidad del servicio, el primer paso fue encargar a una empresa especializada la redacción de una auditoría energética y un plan de acción.

Si bien es cierto que existen comunidades con características similares, más aún en los PAUs, los resultados de las auditorías son muy sensibles a ciertas variables. “De ahí que sea imprescindible realizar un estudio individual”, razona David López, de ECREN, empresa encargada de este estudio.

La comunidad de propietarios estableció como requisitos mínimos que las inversiones (auditoría y nuevos equipos) se recuperaran con el ahorro generado en un año. De esta forma, se cumpliría la previsión de costes aprobada al comienzo del ejercicio y no sería necesaria ninguna aportación extraordinaria por parte de los propietarios.

A la auditoría energética (análisis de la facturación, análisis de las instalaciones, contabilidad energética, creación de un modelo de consumo) le siguió la elaboración de un plan de acción donde se decidió qué medidas de ahorro y eficiencia energética (MAEs) iban a ser implantadas. “De cada una de ellas se analizó el ahorro estimado, la inversión necesaria para su implementación y el periodo de amortización”, apunta López.

En base a los datos aportados por la auditoría, se definió la prioridad en la sustitución de los diferentes equipos de iluminación, causantes de gran parte del gasto energético. “En el garaje se sustituyeron 135 tubos fluorescentes por 125 tubos led; en los soportales las lámparas de bajo consumo y de vapor de sodio fueron cambiadas por lámparas led; finalmente, en los portales 100 lámparas de tecnología led sustituyeron a otras tantas incandescentes”, resume Carlos de Miguel, de Total LED Iluminación, empresas que suministró e instaló esos equipos.

Las medidas implantadas, que se han ejecutado en su totalidad y verificado en un 90%, superando la estimación inicial de ahorro, han reducido la demanda total de energía en un 41% y de los costes en un 57%.

Fuente: www.pisos.com