Las grandes firmas de ascensores y seguros están aplicando rebajas de precios que llegan al 25% y 30%. En bloques pequeños cada vecino limpia su parte, como antaño, o los morosos se ofrecen para compensar.

Las dificultades económicas que viene generando la crisis desde hace ya más de cuatro años están obligando a buena parte de las comunidades de vecinos de Sevilla a renegociar los contratos de mantenimientocon las empresas de ascensores, seguros, alcantarillado y limpieza, básicamente. Los problemas para recaudar al 100% las cuotas vecinales se han acentuado por el desempleo familiar, los desahucios y las promotoras que se han quedado con pisos y tampoco pagan. Hay que buscar vías para reducir los gastos generales.La situación se está generalizando desde principios de 2012, según los profesionales, porque esta gran recesión se está alargando más de lo previsto y está dejando muy tocadas las economías domésticas. Para no perder clientes, las empresas acceden a revisar los precios y a rebajas en importantes porcentajes.

El Colegio de Administradores de Fincas de Sevilla, con sede en el centro, confirma esta tendencia y así lo han corroborado a este periódico una decena de profesionales colegiados consultados por este periódico. Son los administradores los que reciben cada vez con más frecuencia el encargo de las comunidades que gestionan para que se revisen a la baja los contratos. Algunos de los consultados dicen que lo piden la mitad de las comunidades que llevan.

En los ascensores se da la mayor bajada de precios porque también ha coincidido con la entrada en el sector de nuevas empresas que están lanzando ofertas muy golosas (90 euros mensuales más IVA) tratando de atraerse clientela. Los administradores citan casos en los que las grandes y más conocidas firmas de ascensores han aceptado rebajas de hasta un 33% antes impensables. En números reales eso significa que los 160 euros mensuales que cobraban por mantener el ascensor se han quedado en 106 euros, e incluso algunas incluyen en la oferta la instalación gratis del teléfono de emergencia.

«Hay una revolución en los ascensores. La oferta de las nuevas empresas ha hecho que se mueva un sector donde antes era difícil de negociar», explica la administración de fincas Adico, con sede en la zona del Greco. «Todas las empresas están negociando para no perder clientes», comentan en Sevigestión. «Es constante la petición de las comunidades de que se renegocien los contratos y estamos sorprendidos por la bajada general de precios», añaden desde Crespo asesores, con sede en la Macarena.

Estos profesionales también salen perjudicados porque hay comunidades que tampoco quieren asumir la subida anual de cuotas y obligan a contener los precios de la administración.

Los seguros no se quedan atrás. Las grandes empresas han llegado a ofrecer a comunidades con gran número de vecinos una reducción de precios del 25% que supone dejar en 3.000 euros la factura anual que antes alcanzaba los 4.000 euros. En otros casos, las empresas de seguros optan por bonificar algunos meses a la comunidad en lugar de rebajar la factura.

En limpieza, las grandes comunidades reclaman una reducción de los precios y las más pequeñas anulan directamente los contratos para que los vecinos se hagan cargo de esta tarea, como sucedía antiguamente. El ahorro puede ser considerable. La administración Casa y Ocio, con sede en el Cerro del Águila, explica que la autogestión de los comuneros suele darse en las comunidades inferiores a 16 vecinos.

En limpieza empiezan a darse casos de vecinos morosos que se ofrecen a pasar la fregona al bloque para compensar el impago de las cuotas de la comunidad.

Los impagos de las cuotas de comunidad por parte de empresas promotoras con pisos vacíos en propiedad preocupan al Colegio de Administradores de Fincas de Sevilla. Con este fin está impulsando un cambio en la legislación de Propiedad Horizontal que regula las comunidades de vecinos para agilizar la reclamación de cuotas con más garantías que permitan el cobro de estas deudas.

«Hay que agilizar los procedimientos judiciales para que estas empresas promotoras paguen a las comunidades. La promotora se queda sin dinero y pasan meses sin pagar», lamenta el presidente del colegio Rafael del Olmo, quien explica que esta situación se da desde el inicio de la crisis pero ahora los casos han aumentado. Calcula que la incidencia se ha incrementado entre un 10% y 15%.