AHORRO ENERGÉTICO

La iluminación de las comunidades, mejor con led

0

La iluminación led está de moda. Su uso, cada vez más generalizado en comunidades de propietarios, ofrece un potencial de ahorro energético y económico evidente. Así al menos se desprende de la actuación realizada en la comunidad ‘Montefresno’, situadoa en el PAU de Montecarmelo, en Madrid.

A comienzos de 2012, la junta de gobierno de esta mancomunidad, formada por varios portales y un garaje comunitario, decidió solicitar diferentes propuestas para reducir el coste general de la comunidad. Solo la partida energética suponía cerca del 20% del total, por lo que decidieron actuar sobre este concepto.

Para conseguir una reducción de los costes económicos derivados del consumo energético de las instalaciones, manteniendo o mejorando la calidad del servicio, el primer paso fue encargar a una empresa especializada la redacción de una auditoría energética y un plan de acción.

Si bien es cierto que existen comunidades con características similares, más aún en los PAUs, los resultados de las auditorías son muy sensibles a ciertas variables. “De ahí que sea imprescindible realizar un estudio individual”, razona David López, de ECREN, empresa encargada de este estudio.

La comunidad de propietarios estableció como requisitos mínimos que las inversiones (auditoría y nuevos equipos) se recuperaran con el ahorro generado en un año. De esta forma, se cumpliría la previsión de costes aprobada al comienzo del ejercicio y no sería necesaria ninguna aportación extraordinaria por parte de los propietarios.

A la auditoría energética (análisis de la facturación, análisis de las instalaciones, contabilidad energética, creación de un modelo de consumo) le siguió la elaboración de un plan de acción donde se decidió qué medidas de ahorro y eficiencia energética (MAEs) iban a ser implantadas. “De cada una de ellas se analizó el ahorro estimado, la inversión necesaria para su implementación y el periodo de amortización”, apunta López.

En base a los datos aportados por la auditoría, se definió la prioridad en la sustitución de los diferentes equipos de iluminación, causantes de gran parte del gasto energético. “En el garaje se sustituyeron 135 tubos fluorescentes por 125 tubos led; en los soportales las lámparas de bajo consumo y de vapor de sodio fueron cambiadas por lámparas led; finalmente, en los portales 100 lámparas de tecnología led sustituyeron a otras tantas incandescentes”, resume Carlos de Miguel, de Total LED Iluminación, empresas que suministró e instaló esos equipos.

Las medidas implantadas, que se han ejecutado en su totalidad y verificado en un 90%, superando la estimación inicial de ahorro, han reducido la demanda total de energía en un 41% y de los costes en un 57%.

Fuente: www.pisos.com

 

Cambios importantes en la gestión de nuestros edificios

0

Una de las materias que está sufriendo más cambios legislativos es la que rodea a todo lo que se refiere a la gestión de nuestros bienes inmuebles, ya que si hace pocas semanas se aprobaba una importantísima reforma sobre la Ley de arrendamientos urbanos, tampoco se quedaba atrás en importancia la aprobación del Real Decreto que regula el certificado de eficiencia energética del que, desde el pasado 1 de junio, las viviendas en venta o en alquiler deben disponer para poder ser vendidas o alquiladas. Este certificado se traduce en una forma de medir la calidad del servicio del inmueble en la calefacción, refrigeración, la ventilación, la producción de agua caliente sanitaria y la iluminación, a fin de mantener las condiciones de confort térmico y lumínico y sus necesidades de agua caliente sanitaria y calidad de aire, y para medirlo bien se especifica en el certificado la letra que le corresponde al piso según la calidad energética en una escala de siete letras, de la A a la G. Con ello, se pretende que el comprador o el inquilino pueda “valorar y comparar la eficiencia energética como un factor añadido para la toma de decisiones de compra o alquiler”, y ello repercute también en el precio del alquiler o en la compraventa, lo que va a obligar a mejorar la calidad de los inmuebles que se ofrecen al hacer depender el precio de estos factores que van a obligar a introducir por las buenas o por las malas la cultura de la eficiencia energética de los edificios. Ya no basta, pues, con que un piso esté en una zona o en otra para fijar un precio, sino que, además, dependerá este de qué tipo de certificado se haya expedido atendiendo a estos factores.

Pero más reciente aún es la importantísima reforma que ya está en vigor desde el pasado día 28 de Junio como es la Ley 8/2013 de rehabilitación, regeneración y renovación urbana, también llamada “la Ley de las tres “r””. Un texto que modifica en gran medida la Ley de Propiedad Horizontal, pero también otras leyes, para introducir en la sociedad la cultura de la rehabilitación de los inmuebles, ya que se ha estado viviendo de la cultura de construir mucha vivienda nueva, pero nos hemos olvidado de mantener en las debidas condiciones de conservación y habitabilidad las viviendas ya construidas. Y en este estado de abandono, en muchos casos hemos seguido ocupando muchos edificios sin que se hiciera ningún esfuerzo rehabilitador. Por contra está el argumento de que los bolsillos de los ciudadanos están para pocos esfuerzos rehabilitadores y que la crisis económica ha provocado que muchos piensen que ahora estamos para que nos “rehabiliten” antes a nosotros. Pero sea como fuere se ha introducido ya una legislación que apuesta más por la conservación que por la nueva construcción. De suyo, el propio texto legal señala que el parque edificado español necesita intervenciones de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas que permitan hacer efectivo para todos el derecho constitucional a una vivienda digna y adecuada, así como la exigencia del deber de sus propietarios de mantener los inmuebles en adecuadas condiciones de conservación. Así, más del 58% de dicho parque edificado es anterior al año 1980 y existen, aproximadamente, 25 millones de viviendas, de las que la mitad tienen más de 30 años y cerca de 6 millones cuentan con más de 50 años, lo que a todas luces da una idea de la necesidad de trabajar ahora más en conservar y rehabilitar lo que ahí tenemos, porque hay mucha vivienda en alquiler o venta que está ubicada en edificios antiguos, y donde ahora se va a exigir tanto el certificado de eficiencia energética como la política en el edificio de trabajar en su conservación, con lo que muchas empresas que ahora estaban con los brazos cruzados tienen ahora unas perspectivas para trabajar más en este sector de la conservación de los edificios.

Por otro lado, también se han introducido importantes modificaciones en la Ley de Propiedad Horizontal para recordar a los vecinos de los edificios que, por un lado, las obras de conservación y rehabilitación de los mismos deben ser obligatorias y que, incluso, la Administración podrá ordenarlas si observa la necesidad de llevarlas a cabo y no se han ejecutado por la comunidad. Por otro, entender que se debe ser más solidario con las personas que sufren discapacidades y que precisan de obras en las zonas comunes de la comunidad para evitar tener que superar barreras arquitectónicas en las comunidades. Lo que ocurre es que, al final, esta exigencia de “solidaridad” la ha acabado por imponer el Estado por Ley exigiendo la realización de determinadas obras para cubrir la necesidad de atender la accesibilidad para estas personas que sufren de discapacidades para moverse por los edificios y evitando que algunas personas insolidarias puedan oponerse a la realización de estas obras. También se han rebajado los quórum para poder instalar ascensores en los edificios y se apuesta por que las comunidades de propietarios sean más flexibles con los titulares o arrendatarios de locales de negocio, ya que es inaceptable que un ciudadano compre o alquile un local para montar un negocio y que en muchas ocasiones se le pongan mil pegas para poder acomodar su local al fin comercial pretendido.

Ello es, claro está, siempre que este local se acondicione de la forma debida con el cumplimiento de la legalidad vigente para que no ocasione ningún tipo de molestias al vecindario. Pero la sociedad debe ser consciente de que no podemos obstaculizar la apertura de negocios para que quienes no pueden encontrar un puesto de trabajo puedan abrirlos para poder desarrollar una actividad profesional y, al mismo tiempo, poder contratar personal para ir aminorando las listas del paro. En definitiva, que estas líneas en general y otras con más detalle configuran unas importantes reformas legales que nos van a permitir tener unos edificios más habitables y que, al mismo tiempo, deben generar más empleo al introducir cambios culturales que potencien el desarrollo de las actividades en los locales de negocio y en empresas que van a atender y cubrir todas estas exigencias.

Fuente: www.diarioinformacion.com

 

El nuevo Plan Canario de Vivienda se aprobará antes de diciembre

0

 

El nuevo Plan de Viviendas de Canarias estará aprobado antes de diciembre de 2013. Así  lo adelantó esta mañana la directora del Instituto Canario de la Vivienda, Sulbey González, en el acto de apertura de las Jornadas de “Inspección Técnica y Mantenimiento de Edificios” del Colegio de Administradores de Fincas de Santa Cruz de Tenerife.

Sulbey González precisó que la normativa canaria incluirá subvenciones a la rehabilitación con el fin de facilitar a los ciudadanos el cumplimiento de los requisitos sobre conservación de edificios que recoge el nuevo Plan Estatal de Vivienda, que desarrollará para la Comunidad el nuevo Plan canario de Vivienda, y que establece la obligatoriedad de realizar el Informe de Evaluación de Edificios (IEE) en los edificios residenciales colectivos.

“Las administraciones debemos darnos prisa para que las comunidades de propietarios y los propietarios individuales tengan mecanismos para poder hacer frente a los informes técnicos que exigen las normativas”, señaló González, quien comentó que las cantidades de las ayudas se fijarán en función de las que contemple el Plan Estatal.

El conocimiento de la normativa que afecta al mantenimiento de los edificios (Informe Técnico de Edificios e Informe de Evaluación de Edificios) por parte de los profesionales que gestionan los inmuebles es el objetivo de las Jornadas organizadas por el Colegio de Administradores de Fincas de Santa Cruz de Tenerife. El presidente de la institución colegial, Jesús Oliva, reconoció que es difícil hacer entender a un propietario la necesidad de hacer una derrama para cubrir el mantenimiento del edificio. “Compramos una vivienda y creemos que es para siempre, y no es así, hay que mantenerlas para evitar que ocurran accidentes”.

Oliva añadió que, pese al coste que conllevará para una comunidad de propietarios la realización de los informes técnicos del edificio, es conveniente “pagar por un trabajo serio y profundo para que el ciudadano tenga seguridad”.

La directora del Instituto Canario de Vivienda recordó que “el Gobierno de Canarias ha apostado por la renovación urbana y ha podido echar abajo barrios enteros para rehabilitarlos y acometer obras de mejoras de sus infraestructuras”. Sulbey González aseguró que el nuevo Plan de Viviendas continuará en esa línea, “porque el parque público (unas 26.000 casas en toda Canarias) necesita renovación y rehabilitación”.

Estimó que serán unas 30.000 familias las que se beneficien de esa renovación, cuyas ayudas se conocerán antes de fin de año, dijo la responsable de vivienda del Gobierno de Canarias.

González pidió a los administradores de fincas que hagan llegar, a través de su organización colegial, sugerencias y aportaciones al Plan de Viviendas de Canarias, con el que el Gobierno autonómico quiere fomentar el alquiler y la rehabilitación de viviendas.

El arquitecto formador del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España, José Moriana Pericet, ponente de la segunda sesión de las jornadas, explicó que el Plan Estatal de Vivienda recoge subvenciones de hasta el 35 por ciento del total de los gastos de rehabilitación hasta 2016, un porcentaje al que, señaló, se le puede sumar el de las gobiernos autonómicos e incluso el de los ayuntamientos.

Pericet, experto en mantenimiento de edificios, recalcó que tanto el Informe Técnico de Edificios (ITE) como el Informe de Evaluación de Edificios (IEE), ambos obligatorios para inmuebles de más de 50 años; constituyen “una garantía tanto para el que vive en la vivienda, como para el que la vende”.

Fuente: La Tribuna de Canarias

El laberinto energético en las comunidades de vecinos

0

El incremento de los costes de los combustibles, unido a la crisis económica, está pasando factura a las comunidades de propietarios, inmersas en un laberinto energético o círculo vicioso que precisa de rápidas y efectivas soluciones.

Recorramos el círculo para luego plantear cómo romperlo:

1)      La comunidad no tiene dinero ni tecnología moderna (calderas de condensación, de biomasa, etc.) para superar las barreras energéticas y conseguir un ahorro económico.

2)      Su factura energética es cada vez mayor a razón de los incrementos en el precio del gasóleo, gas natural…

3)      Para afrontar la situación actual reduce costes de mantenimiento que, en consecuencia, deriva en un peor servicio.

4)      Debido a ello, las instalaciones empeoran su eficiencia. Cada vez consumen más energía.

5)      La factura energética aumenta.

6)      Para contrarrestar las cifras negativas que ahogan a la comunidad, se reducen las horas de calefacción dando lugar a una precariedad en el confort.

7)      El precio de la energía sube y la factura energética no baja.

8)      Como consecuencia, la comunidad gasta el dinero que tiene en energía aun sabiendo que no mejorará en confort.

9)      Y volvemos al primer paso: la comunidad está en números rojos y no puede hacer nada para solventarlo.

10)  El último paso se llama solución: ¿cómo podemos salir de este laberinto energético?

Cuatro son las medidas que debe tomar la comunidad para encontrar la salida:

1)      Debe reducir el consumo energético mediante un cambio de usos y costumbres en los usuarios de las viviendas. No podemos despilfarrar energía: al igual que nunca se nos ocurriría dejar encendida la caldera individual, por qué no cerramos los radiadores cuando nos vamos de fin de semana o vacaciones…

2)      La aplicación de MAEs o medidas de ahorro energéticas es una inversión que se paga con los ahorros conseguidos desde el primer día a coste cero. Esta máxima de mínima inversión y máximo ahorro se puede alcanzar, por ejemplo,  poniendo bombillas LED en garajes o jardines de la comunidad, aunque no en las escaleras o rellanos donde es mejor que se utilicen detectores de presencia.

3)      La empresa de servicios energéticos (ESEs) que contrate la comunidad debe ser solvente y aportar soluciones. En este sentido, es aconsejable solicitarles una auditoría energética del edificio.

4)      La ESE debe garantizar al 100% los ahorros energéticos: si no se producen los ahorros pactados, debe pagar la empresa.

Estas son algunas de las conclusiones de una jornada que sobre eficiencia energética ha organizado, en colaboración con Remica, el Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid.

Fuente: www.pisos.com

Alcalalí presenta su Plan de Acción de Energía Sostenible

0

La empresa Etres Consultores ha sido la encargada de redactar el PAES de Alcalalí (Alicante) y es asimismo la desarrolladora de la aplicación informática ahorratuenergia.es, herramienta que sirve para estimar el consumo energético actual de una vivienda o edificio, las opciones de rehabilitación energética y la estimación del ahorro que se alcanzaría si se llevaran a cabo las medidas propuestas. Etres presentará hoy, en el municipio alicantino de Alcalalí, tanto el PAES como su aplicación.

 

La empresa Etres Consultores aprovechará el acto de presentación del Plan de Acción de Energía Sostenible del municipio de Alcalalí, del que es autora, para presentar asimismo su aplicación ahorratuenergia.es. Según la firma ilicitana –que se define como empresa “especializada en la eficiencia energética de los edificios”– ahorratuenergia.es es “la única aplicación que ofrece una estimación de la calificación energética del inmueble, información de alto interés, dado que, a partir del uno de enero de 2013, las viviendas que se vendan o alquilen deberán tener la certificación de dicha calificación, por parte de un técnico competente”.

Ahorratuenergia.es es, así, una “aplicación, dirigida principalmente a propietarios de viviendas y comunidades de propietarios, que genera un informe energético gratuito de viviendas y edificios que contiene una estimación del consumo energético actual de la vivienda o del edificio, las opciones de rehabilitación energética y una estimación del ahorro tanto energético como económico que se alcanzaría si se llevaran a cabo cada una de las medidas propuestas”. Según Etres, a través de la difusión de la aplicación, se pretende hacer llegar a los ciudadanos la importancia de la rehabilitación energética, un concepto que aún está muy lejos de ser asimilado e integrado en la sociedad y también extender los beneficios generales que esta conlleva (reducción de las emisiones de CO2, ahorro en el consumo energético y la reducción de la dependencia energética del país, aumentando por tanto su competitividad)”.

Fuente: www.energias-renovables.com

 

Aplicar medidas de eficiencia energética en las comunidades de propietarios podría reducir la factura en más de un 20%

0

El gasto de la energía en las comunidades de propietarios representa entre un 20 y un 35% del total del gasto de la comunidad. En los últimos cinco años, el precio de la energía ha subido más de un 60%

Tras la reciente subida de la luz anunciada por el Gobierno, el gasto energético ha sufrido un incremento de más de un 60% en los últimos cuatro años. La factura energética ahoga a las comunidades de vecinos. Sin embargo, tal y como se destaca desde ipsom, consultoría energética, la eficiencia energética en España está a la cola de Europa, sobre todo en materia de edificación. Y eso, teniendo en cuenta que el gasto de energía en las comunidades de vecinos, supone entre un 20 y un 35% del total del gasto.

La eficiencia energética en las comunidades de propietarios es un tema que, en España, se está descuidando, tal y como se confirma desde ipsom. Sin embargo con una adecuada gestión de los recursos y un mantenimiento apropiado, la factura energética se podría reducir entre un 10-20%.

Debido a la mala gestión de la eficiencia energética que suele realizarse en los edificios españoles, se sigue teniendo frío en invierno y calor en verano. Los edificios no se construyen pensando en el ahorro energético, ni en el confort, cuando, por el contrario, existen numerosas oportunidades de mejora. Así, las inversiones para la rehabilitación de edificios tienen una bonificación de un 20%.

Entre las opciones de mejora que existen para ahorrar energía en las comunidades de propietarios, se encuentran, por ejemplo, negociar la tarifa contratada y adecuar el suministro, controlar el uso de la energía, sustituir los sistemas de iluminación por tecnología LED (lo que puede suponer un ahorro de hasta un 80%) y, por último, es de gran importancia, el aislamiento térmico.

Acerca de ipsom- eficiencia energetica ipsom
Ipsom es una consultoría de ahorro energético especializada en reducir los consumos de agua, gas y electricidad. En ipsom existe un fuerte compromiso por la construcción de un mundo sostenible, gracias a un consumo adecuado y responsable de la energía. Ofrece servicios integrales para el ahorro y la eficiencia energética, para, a través del ahorro y la sostenibilidad conseguir el beneficio de la empresa. Gracias a una gestión y metodología propia y un conocimiento técnico y de los mercados energéticos, ipsom consigue una reducción de hasta un 40% del gasto global de las empresas. Para conseguir este objetivo de reducción de costes ipsom se implica en todo el proceso del plan de ahorro energético. Así, se realiza desde una auditoría, hasta la instalación de las mejoras propuestas.

Fuente: www.acceso.com

La Gestión Eficiente de la Energía (y II)

0

Actualmente existen muchas comunidades de propietarios que se ven obligadas a pagar una factura energética en sus edificios excesiva. Esto viene motivado principalmente por la existencia de combustibles más caros, degradación de las instalaciones, inexistencia de sistemas de regulación y de disminución de la demanda y carencia de energías renovables.

Ante esta problemática cuanto más tiempo se espere para realizar una actuación en sus instalaciones, mayor es el despilfarro económico de la comunidad, pudiendo tener solución mediante la intervención de una Empresa de Servicios Energéticos (ESE). Su primera función a aplicar sería la de identificar y evaluar consumo actual y gastos asociados de las instalaciones y servicios que consumen energía en el edificio (calefacción, agua caliente sanitaria, iluminación, extracción de garajes, grupos de presión, depuradoras de piscinas, ascensores, etc.) y posteriormente aplicar soluciones que proporcionen el ahorro energético desde el instante inicial, a coste cero y garantizado.

Techo de gasto

El ahorro energético y por consiguiente también económico, es la diferencia entre el consumo histórico de la propiedad con respecto al consumo ya optimizado, tras la implantación de Medidas de Ahorro y Eficiencia Energética (MAE´s) a partir de un determinado periodo.

En el contrato que se establece entre la Comunidad de Propietarios y la Empresa de Servicios Energéticos se introduce el concepto de techo de gasto, que es el importe que pagaría si no se adoptaran las Medidas de Ahorro y Eficiencia Energética (MAE´s). Por lo que durante el periodo de amortización de las MAE´s (menor o igual a 7 años), su gasto máximo con la Gestión Energética (combustible, electricidad, mantenimiento y averías) más el pago de amortización de las MAE´s sería el mismo que tendría si no hiciera nada.

Por tanto, el coste cero queda totalmente garantizado en contrato, de tal forma que durante el periodo de amortización la comunidad actualizaría sus instalaciones, las haría más eficientes, introduciría energías renovables, y todo ello sin elevar sus gastos. Pasado el periodo de amortización el pago por la factura energética sería disminuida de forma considerable, durante la vida útil de las instalaciones.

Ahorro en una comunidad

A modo de ejemplo, se considera una comunidad con un gasto anual de 100.000 € al año, en concepto de combustible, electricidad, mantenimiento y averías de sus instalaciones. Con la aplicación de las Medidas de Ahorro y Eficiencia Energética la factura por estos conceptos sería de 52.000 € anuales, produciendo un ahorro de 48.000 € al año.

Con este ahorro de 48.000 €/año se pagarán los trabajos realizados de 38.000 €/año, con lo que el ahorro neto durante los 7 años del periodo de financiación sería de 10.000 €/año siendo el 10 %.

Evidentemente pasado dicho periodo el ahorro sería de 48.000 €/año (48 %). Es importante que se articule un tope máximo en el contrato con la ESE, de forma que en ningún caso se pague a ésta más de 62.000 €/año, que sumado a los 38.000 €/año a pagar por las obras realizadas no supere el coste anual de 100.000 €/año.

De esta forma queda garantizado, sin riesgo alguno, el concepto de coste cero.

 

Fuente: Revista del Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid • Nº 134 • Febrero 2012

Tres soluciones para sanear las cuentas de la comunidad

0

El cobro de las deudas, el arrendamiento de zonas comunes o el ahorro energético permiten ajustar el presupuesto

  • Autor: Por ELENA V. IZQUIERDO
  • Fecha de publicación: 5 de septiembre de 2011

 

Tener una vivienda en propiedad genera una serie de gastos como el IBI, el impuesto de recogida de basuras o las facturas de gas, agua o electricidad. A esto se suma el pago mensual de las cuotas de la comunidad, que pueden ser más o menos elevadas en función de los servicios comunes contratados en el edificio. La calefacción central o el agua caliente pagado por todos los vecinos suben la cuota, pero rebajan lo que tiene que desembolsar el particular. Otros servicios, como el de portería, jardinería o elementos como la piscina y ascensor, son los responsables del encarecimiento de las mensualidades. Sin tener que prescindir de ellos, con un uso racional de los recursos, se puede conseguir un saneamiento de las cuentas en la comunidad de propietarios.

  

1. Cobro a los morosos ausentes

Uno de los problemas al que se enfrentan las comunidades de vecinos son los propietarios morosos que han dejado el edificio sin comunicar su nuevo domicilio -en muchos casos de manera deliberada para dificultar el cobro- o que han fallecido sin pagar el dinero que debían. En ocasiones, las deudas son muy importantes, sobre todo cuando proceden de obras de coste elevado, como la instalación del ascensor, la mejora de la cubierta, la rehabilitación de la fachada o si el impago se ha prolongado durante mucho tiempo.

Cobrar esa deuda supondría un alivio para los bolsillos de los vecinos y ayudaría a mejorar las cuentas de la comunidad. Pero esto no siempre es sencillo y, menos aún, cuando la persona que debe dinero en su antiguo domicilio no ha dejado constancia de su nueva residencia.

 

Si un vecino fallecido debía dinero, los herederos deben hacerse cargo de la deuda

  • Para reclamar lo que debe, tras haberlo intentado por otros medios, hay que convocar una junta de propietarios y enviar al moroso la citación al piso en el que residía, es decir, el de la comunidad que le pide el dinero. Si no acude -que es lo más probable-, se celebra la reunión con los presentes y se adopta el acuerdo para comenzar la demanda. Si prospera, las autoridades se encargarán de buscar al deudor para que afronte los pagos. Si se niega, se puede iniciar un proceso judicial para el embargo de sus bienes, con el fin de que haga frente a la deuda. Aunque el proceso es complicado, es probable que al final el dinero vuelva a la comunidad. Algo similar ocurre con los fallecidos que dejan una deuda a los vecinos sin que nadie se haga cargo del piso. En ese caso, conviene ir al Registro de la Propiedad para saber a quién pertenece la vivienda. Si continúa a nombre de la persona fallecida, habrá que pedir a los herederos que se hagan cargo de la deuda.

Hoy en día, algunos vecinos que residen en el inmueble pueden tener cuotas impagadas. Pero se debe, casi siempre, a la crisis económica. Sus casos son distintos a los anteriores y casi siempre se comprometen a realizar el pago en cuanto puedan. A menudo, las comunidades de propietarios aceptan estas demoras puntuales, ya que por lo general los deudores terminan por pagar antes o después.

2. Arrendamiento o venta de zonas comunes

  • Otra de las opciones para obtener ingresos es alquilar o vender alguna zona común, como es el caso de los garajes o los trasteros. Algunas comunidades, sobre todo las nuevas, tienen estos espacios sin ocupar y aunque suelen ser los promotores quienes se encargan de venderlos, en otros casos, sobre todo si se trata de cooperativas, corren a cargo de todos los vecinos. Los ingresos que proporciona la venta o el arrendamiento son importantes y ayudan a afrontar otros gastos del inmueble.
  • Es posible que el elemento común que quede libre -cuando no hay un usufructo vitalicio- sea el piso del portero. Con su alquiler o con su venta, la comunidad puede mejorar el estado de sus cuentas. Lo normal es que la casa del conserje no sea la mejor vivienda del edificio, por lo que al venderla o al arrendarla los ingresos no serán tan elevados como los obtenidos por otra residencia del inmueble. No obstante, cuando nadie vive en la casa, las ganancias compensan.
  • Prescindir del portero físico es también un modo de ahorro. Si le llega la edad de jubilación, es el momento de pensar si se contrata a otro o si se sustituyen sus servicios por los de una persona que pase menos tiempo en el inmueble -con lo que el sueldo se reduce-. Incluso se puede decidir que este puesto de trabajo quede vacante.

Aunque el servicio de portería da prestigio a la finca, cada vez son menos los edificios que cuentan con este tipo de empleos. Cuando hay dificultades económicas, a menudo, los propietarios optan por prescindir del portero y no sustituirle tras su marcha.

  • Algunas comunidades de vecinos tienen la posibilidad de colocar anuncios, rótulos o luminosos en el edificio. No todos los inmuebles cumplen con los requisitos de visibilidad que piden las empresas anunciantes, pero quienes reúnan las condiciones pueden encontrar en la publicidad una fuente de ingresos.
  • Lo mismo sucede con la instalación de antenas de telefonía, aunque muchos propietarios se niegan a contar con estos elementos en sus cornisas debido a las radiaciones que pudieran emitir.
  • Otra alternativa de ahorro es crear una red wifi a la que puedan acceder todos los vecinos. De este modo, no será necesario que cada uno de los propietarios de la vivienda tenga su propio acceso a internet y podrán compartir entre todos los residentes los gastos que genera.

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones estableció mediante una resolución en 2010 que es legal que la comunidad contrate el acceso a Internet con una operadora y distribuya su señal a todos los vecinos, que podrán conectarse mediante una clave.

3. Ahorro de energía

Con gestos simples e instalaciones no demasiado caras, las comunidades de vecinos pueden ahorrar bastante dinero en la factura del gas y de la electricidad. Si los residentes en el edificio se conciencian de la necesidad de gastar menos, el primer paso está dado. Esto se puede conseguir en reuniones o mediante carteles donde se pida que se utilicen los recursos de forma sostenible.

 

Con gestos simples se puede ahorrar bastante en la factura de la luz y el gas

  • En muchos bloques, cuando se da la luz del rellano, se encienden las de todos los pisos. Si se coloca una instalación inteligente en la que solo se ilumina el descansillo y el portal, el ahorro será mayor.

Los detectores de movimiento son útiles, pero lo serían más si estuvieran programados para no encenderse durante el día, cuando la luz entra por las ventanas del edificio.

También es conveniente que las bombillas se mantengan encendidas durante el tiempo adecuado. A menudo, en un intento de ahorrar electricidad al tener la luz encendida menos tiempo, los vecinos se ven obligados a tocar el interruptor más veces, ya que no les da tiempo a meter la llave en la cerradura o a aparcar el coche.

  • En lo referente a la calefacción, es importante adecuarla a todos los pisos para que los vecinos no pasen frío ni calor. Esto en ocasiones es difícil porque algunas viviendas, por su orientación, alcanzan una mayor temperatura. Pero en la mayoría de los casos, los residentes tienen en su casa un termostato que permite regular los grados a los que van a recibir la calefacción. Es mejor bajarlo y, por tanto, gastar menos energía, que estar en casa en manga corta en invierno o abrir las ventanas para refrescar la vivienda.

Además, hay que mantenerla encendida el tiempo que sea necesario en cada comunidad y evitar que a unas horas la temperatura sea muy elevada y a otras, muy baja. Cada mes del invierno es diferente y los horarios de encendido y la intensidad de la calefacción también deben ser distintos.

Tampoco es conveniente que las ventanas de los espacios comunes estén abiertas demasiado tiempo durante los meses más fríos. Está bien ventilar, pero no durante todo el día porque se pierde calor tanto en el bloque como en las viviendas.

Acogerse a subvenciones para reformas

Las obras en el edificio son una de las inversiones que más sacrificio suponen para los propietarios, sobre todo, si son rehabilitaciones complejas o suponen la instalación de elementos como el ascensor. En ocasiones, incluso, es preciso que los dueños de las viviendas pidan un crédito para poder pagar las cuotas. Pero no siempre es necesario que los vecinos abonen el importe total de las mejoras: conocer las ayudas y subvenciones de las que se pueden beneficiar quienes realicen determinadas obras puede suponer un cuantioso ahorro.

  • Las comunidades autónomas y los ayuntamientos ofrecen ayudas a las comunidades de vecinos que carezcan de ascensor y quieran instalarlo. Las cuantías subvencionables y los requisitos son diferentes en cada región y consistorio, por lo que es aconsejable acudir a las oficinas que gestionan este tipo de subvenciones para informarse antes de comenzar las obras.

Algunas administraciones supeditan la concesión de la ayuda a los ingresos de los vecinos y otras entregan prestaciones complementarias a quienes tengan más necesidades económicas. Las empresas encargadas de instalar el elevador también pueden facilitar la información necesaria e incluso asesorar a los propietarios interesados.

No todas las ayudas van dirigidas a las comunidades sin ascensor, pues aquellas que lo tengan instalado y quieran contar con uno más moderno, que gaste menos y sea más eficiente, también pueden solicitar prestaciones para renovarlo.

  • Con el fin de mejorar la accesibilidad a la finca, hay subvenciones para eliminar barreras arquitectónicas y de comunicación y permitir el acceso y disfrute de las zonas comunes a todos los vecinos. Las ayudas pueden superar el 70% en algunas regiones.
  • También hay subvenciones dirigidas a la mejora energética de otros elementos, como las calderas. Muchas autonomías han puesto en marcha planes para la sustitución de sistemas de calefacción antiguos por otros que gasten menos energía, sean más seguros y no contaminen tanto. Además, la instalación de placas solares u otras actuaciones dirigidas a reducir las emisiones de CO2 pueden recibir financiación regional o municipal.
  • El presupuesto de las administraciones públicas también se invierte en la reforma y embellecimiento exterior de los inmuebles, así que las comunidades de vecinos que tengan pensado rehabilitar su edificio o mejorar sus fachadas pueden consultar si la obra que van a realizar cuenta con subvenciones.

 

La Gestión Eficiente de la Energía (I)

0

La eficiencia energética, instrumentada a través de soluciones de gestión energética, es la fuente de energía más sostenible y de menor impacto medioambiental, ya que disminuye de una forma notable el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero.

Tal como proclama “The Economist”, el resultado colateral de la eficiencia energética es la riqueza, a la que denomina la “única energía barata que queda”.

De cumplir lo establecido en el Plan de Acción de Eficiencia Energética 2008-2020, las mejoras a realizar en el sector de la edificación generarían más de 50.000 puestos de trabajo directos e indirectos, mayoritariamente provenientes del sector de la construcción, a los que habría que sumar el empleo inducido por el mayor consumo de los trabajadores que saldrían de la situación de paro.

Además, al reducirse la factura energética, los usuarios liberan recursos económicos que aumentan los ingresos personales, pudiendo dedicar los mismos al consumo y produciendo con ello crecimiento y empleo.

En España tenemos una notable dependencia energética del exterior, cercana al 80% de nuestras necesidades. Es decir, importamos de otros países, casi el 80% de la energía que consumimos, lo que conlleva un coste de unos 50.000 millones de euros al año.

Esta enorme suma de dinero, que pagamos a otros países, supera el total de los ingresos por turistas que visitan España anualmente, supone casi el doble de lo que gasta el Estado en protección al desempleado y más de la mitad del gasto anual en pensiones.

Actuaciones Energéticas

La Empresa de Gestión Energética iene como principio fundamental de trabajo las siguientes actuaciones:

• Auditorías energéticas.

- Proyectos de Medidas de Ahorro y Eficiencia energética (MAEs).

- Renovables (solar fotovoltaica, solar térmica, microcogeneración).

- Tratamiento en la reducción de la demanda energética.

- Actuaciones en los sistemas de distribución de la energía.

- Sistemas de alumbrado y electricidad.

- Sistemas de generación de energía térmica.

• Ejecución de Medidas de Ahorro y Eficiencia Energética (MAEs).

• Gestión energética (Mantenimiento y seguimiento energético).

Es decir, se realizan todas las actuaciones necesarias en la cadena de valor para asegurar la consecución de los objetivos perseguidos. Con todo ello, se logran soluciones de ahorro y eficiencia energética para los usuarios, adaptándolas a sus necesidades de confort y sin coste alguno para los mismos.

Esto se consigue mediante la financiación adecuada de las actuaciones a realizar, amortizando las mismas con los ahorros de energía que se obtienen.

Los ahorros obtenidos suelen superar el 40%, garantizando el coste cero para el cliente y asumiendo la Empresa de Servicios Energéticos (ESE) los riesgos derivados de la obtención de las mejoras de ahorro y eficiencia energética propuestas.

La gestión energética de las instalaciones consumidoras de energía a través de la optimización tecnológica de las mismas y el seguimiento energético (contabilidad energética) es el medio que España tiene para lograr sus objetivos medioambientales y económicos, pues conlleva una importante reducción de la factura energética.

 

Fuente: Revista del Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid • Nº 133 • Diciembre 2011